¡conócenos!

A mediados de los años 90, un grupo de vecinos del barrio centro de San Sebastián de los Reyes decidió movilizarse y comenzar a programar reuniones vecinales de manera informal con la finalidad de compartir y buscar soluciones conjuntas a las diferentes problemáticas que afectaban a las familias del casco viejo. El boca a boca y algunos carteles caseros pegados en sitios concurridos del barrio fueron los principales canales de comunicación que se utilizaron para llegar al vecindario.

 

El barrio centro, al contrario de los nuevos desarrollos urbanísticos que por esa fecha se encontraban en pleno desarrollo, mantenía muchos problemas a los que no se terminaba de dar solución, como: el consumo de drogas en vías públicas, las jeringuillas en los parques y plazas, las peleas constantes de bandas juveniles, las pintadas en las paredes, locales de ocio nocturno que no cumplían normativa de acceso y ruido, barracones en los colegios, parques infantiles en mal estado, problemas en los suministros básicos, ruidos de aviones y muchos otros temas que afectaban en silencio a muchos vecinos de la zona.

Las reuniones eran cada vez más numerosas, ya que se corrió la voz y muchos vecinos empezaron a asistir a alguno de estos encuentros, donde pudieron compartir sus puntos de vista sobre los temas que se trataban en cada reunión. En un principio, las reuniones se celebraban a las afueras del CEIP. Fuentesanta, aunque poco después se comenzó a convocar a todos los participantes en una cafetería del barrio con el fin de ofrecer una mayor comodidad.

 

Las personas que estuvieron involucradas en estas reuniones detectaron que el alcance de sus proclamas quedaba difuminado al tratarse de una agrupación de vecinos sin una representación oficial, motivo por el que dos años después de estos encuentros se decidió normalizar el movimiento bajo la personalidad jurídica de asociación de vecinos. Asimismo, y como no podría ser de otra manera, se decidió por unanimidad bautizarla con el nombre de Fuentesanta, en honor al colegio cercano donde se realizaron los primeros encuentros. De esta manera, en junio del año 1998, se fundó la Asociación de Vecinos Fuentesanta, registrada oficialmente tanto a nivel local como a nivel autonómico.

En apenas dos años de su fundación, y debido fundamentalmente al impacto progresivo que estaba alcanzando la asociación, el ayuntamiento decidió ceder un local ubicado en los antiguos graneros, con el fin de que se pudieran realizar todas las actividades programadas y las que iban surgiendo de manera espontánea promovidas por los propios socios. De esta forma, comenzaron las clases de sevillanas y de guitarra española, los viajes y excursiones, se empezó a participar en actos y fiestas locales, se realizaron encuentros vecinales todos los fines de semana o se organizaban eventos populares como el reparto de chocolate y roscón el Día de Reyes. Durante esta etapa, la Asociación de Vecinos Fuentesanta sobrepasó los 200 socios.

 

 

Después de casi 10 años gestionando estos espacios vecinales, el ayuntamiento decidió trasladar la actividad de la asociación al Centro Actúa. A pesar de esta nueva realidad y sus limitaciones, se consiguió mantener la mayor parte de las actividades, como los cursos y los viajes, aunque perdiendo la parte fundamental de la asociación que eran los encuentros dinamizados durante las tardes y los fines de semana.

 

Otro de los hitos destacables que ya forman parte de la historia de la asociación ha sido la pandemia del COVID-19, que sin duda tuvo un impacto negativo en todas las entidades del tercer sector, más si cabe en las entidades cuyos socios eran ya mayores, muestra de ello es que muchos de los socios más longevos de la asociación hoy lamentablemente ya no nos pueden acompañar.  

 

No obstante, la pandemia también trajo consigo una nueva organización de la asociación, promovida de manera conjunta entre socios y un nutrido grupo de jóvenes voluntarios, la mayoría familiares de socios, que crecieron junto a la asociación y que se negaron a que ésta pudiera quedar en un estado residual, al igual que muchas entidades históricas del municipio. Este grupo de jóvenes está formado por personas altamente cualificadas, provenientes de diferentes ámbitos laborales, y dirigidos por especialistas en la dirección y gestión de entidades del tercer sector y en proyectos sociales, que altruistamente colaboran para modernizar la gestión de las entidades locales y dar soluciones adaptadas a las nuevas necesidades de los vecinos de San Sebastián de los Reyes. 

La Asociación en la actualidad